• Ozo Group Ibiza

¿Cómo desinfectar cafeterías, bares, pubs o discotecas?


Introducción

El término aire interior suele aplicarse a ambientes de interior no industriales: edificios de oficinas, edificios públicos (colegios, hospitales, teatros, restaurantes, etc.) y viviendas particulares. Las concentraciones de contaminantes en el aire interior de estas estructuras suelen ser de la misma magnitud que las encontradas habitualmente al aire exterior.

Es importante, cuando hablamos de cafeterías, bares, discotecas o pubs, tener en cuenta lo que estos negocios pueden proyectar en la mente de sus clientes.

Puedes, por ejemplo, cocinar muy bien, tener un servicio maravilloso, una decoración fantástica y una ubicación perfecta, pero si hay malos olores, el valor percibido por el cliente merma de forma considerable el servicio ofrecido.

Por seguir con el ejemplo: si cualquiera de nosotros está en un bar, va a lavarse las manos antes de empezar a degustar su consumición y, por falta de limpieza, negligencia, o bien porque la persona que utilizó los servicios antes que nosotros se descuidó y no tiró de la cadena, en este caso, decíamos, la imagen que nos proyectará este bar será negativa, de poca limpieza y en muchos casos de gestión sucia o descuidada. Por no hablar de la imagen nefasta de una discoteca que apesta a vómito o sudor.

De seguro el gestor del local no está interesado en proyectar esta imagen de su negocio a los clientes, y probablemente ni siquiera es consciente de que está ocurriendo.

Esta realidad es notoria y muchas veces es difícil hacer ver a los gestores o propietarios de negocios las grandes ventajas que el uso de la tecnología del ozono aporta a sus locales de forma clara y con valor inmediato en su cuenta de resultados.

Los olores nos ayudan a crear imágenes visuales respecto a personas y lugares de ocio o entretenimiento. Cuando nos creamos una imagen, ésta a su vez está asociada a una idea o concepto que puede ser positivo o negativo en función del rechazo o aceptación que muchas veces los olores provocan.

Problemas frecuentes de este tipo de establecimientos

Algunos de los problemas frecuentes que se presentan en las cafeterías y bares:

  • Olores El principal problema en este tipo de negocio es el «mal olor», más que por el riesgo que pueda implicar, por la percepción de los clientes del establecimiento, es como decíamos el de los olores: Cañerías en mal estado, mal uso de los aseos que conlleva a malos olores en los baños, “olor a frito” y humo que se impregnan en la ropa y el pelo, vómito y sudor en el caso de discotecas, donde el ejercicio físico de parte de los asistentes puede ser intenso, además del exceso de alcohol y sus consecuencias en la higiene de los servicios, etc.

  • Contaminación microbiológica La presencia de microorganismos en el aire interior puede causar problemas de carácter infeccioso y alérgico. Las personas se consideran la fuente más importante de contaminación microbiológica, pudiendo trasladar al interior de los locales hongos, virus y bacterias que quedan, en parte, flotando en el aire hasta que se depositan en alguna superficie. si en ella encuentran las condiciones apropiadas, pueden proliferar constituyendo un foco de infección y contagio.

  • Contaminación química Procedente de la actividad propia del local, y de su mobiliario y decoración. Todos los materiales generan contaminación, unos en pequeña y otros en gran cantidad, y juntos contribuyen al deterioro de la calidad del aire interior. Entre los contaminantes químicos más comunes y preocupantes se cuentan los compuestos orgánicos volátiles (COV), que son todos aquellos hidrocarburos que se presentan en estado gaseoso a la temperatura ambiente normal o que son muy volátiles a dicha temperatura. Los COV son liberados por disolventes, pinturas (muchos compuestos orgánicos volátiles se usan comúnmente en disolventes de pintura y de laca) y otros productos. De hecho, dentro de los contaminantes químicos, los COV son de especial relevancia, ya que entre 50 y 300 COV pueden estar presentes en ambientes interiores no industriales, siendo responsables en gran medida de los malos olores percibidos por los ocupantes de un local y de sensación de malestar. Entre los efectos indeseables que pueden producir, están problemas respiratorios, irritación de ojos y garganta, mareos, etc. También se pueden dar efectos psiquiátricos (irritabilidad, dificultad de concentración, etc.). Además, a largo plazo pueden causar daños renales, hepáticos o neurológicos, afectando al sistema nervioso central; algunos COV tienen efecto cancerígeno, como por ejemplo el benceno.

©2020 por Ozo Group Ibiza.

671619935

641273631