• Ozo Group Ibiza

Ozono Piscinas

¿Cómo desinfectar piscinas, balnearios y spas? 


Introducción

A fin de ofrecer las prestaciones que sus usuarios buscan al acudir a una piscina, el agua de éste debe garantizar una calidad irreprochable. Para el cliente, este concepto viene representado por la transparencia del agua, así como por la ausencia de olores y sabores o agentes irritantes; para el higienista, por su parte, significa un agua libre de materia orgánica y mineral, así como de cualquier tipo de microorganismo.

Sin embargo, el agua de baño de una piscina utilizado por un número relativamente grande de personas, es un vehículo ideal para la transmisión de enfermedades: personas aparentemente sanas pueden ser portadoras de agentes capaces de contagiar a otras personas menos resistentes.

Por ello es necesario llevar a cabo una adecuada desinfección del agua del vaso con un producto que cumpla dos requisitos fundamentales: el garantizar la desinfección y el no ser agresivo con el usuario de la piscina ni el ambiente.

Por otra parte, el aire caliente y saturado de humedad de estas instalaciones resulta un ecosistema ideal para la proliferación de todo tipo de microorganismos, abundantes de manera natural en cualquier espacio con alto trasiego de personas, que los portan tanto en la ropa como en su organismo.

El ozono, gracias a sus características, resulta el desinfectante ideal para balnearios y piscinas, tanto en la desinfección del agua de los vasos como en la de aire, garantizando un agua pura, libre se compuestos químicos irritantes, y un aire sano, eliminando los desagradables olores que suelen darse en lugares húmedos y cerrados frecuentados por un alto número de personas.


Problemas frecuentes que ocasiona el agua contaminada en las piscinas

  1. Contaminación química y microbiológica aportada por los bañistas A diferencia de la pequeña significación que en los lagos puede tener la contribución humana a la contaminación del agua, en las aguas de baño de una piscina, esta constituye la vía más importante de su degradación. Antes de introducirse en el vaso, y a pesar de haberse lavado cuidadosamente, cada bañista es portador de 300 o 400 millones de bacterias aproximadamente, sin contar los 0’5 g de materia orgánica que aporta en forma de pequeñas partículas de piel, pelo, grasa, saliva, sudor, orina, cosméticos, etc. Desde un punto de vista cuantitativo, un nadador, consciente o inconscientemente, por una cuestión inherente al movimiento muscular, añade al agua del vaso unos 50 mL de orina.Todas estas aportaciones de materia orgánica al agua, unidas a las cálidas temperaturas utilizadas en las piscinas (28-35ºC), proporcionan a bacterias y virus unas óptimas condiciones de vida en las que pueden multiplicarse fácilmente, lo cual representa un grave problema que concierne a la Salud Pública.

  2. Infecciones derivadas de las aguas de baño En lo que concierne al modo de penetración del agente químico o microbiológico en el organismo, existen dos categorías: oral o cutáneo. Los riesgos originados por agua de vasos con un sistema deficiente de desinfección van desde una simple irritación de mucosas a enfermedades que pueden llegar a ser mortales. La tabla 3 muestra las distintas posibilidades de contagio de los bañistas.

  3. Desinfección tradicional (cloro) La cloración es tradicionalmente el tratamiento desinfectante mayoritariamente empleado en las aguas de baño. El principal problema derivado del uso del cloro, aparte de la toxicidad inherente a su naturaleza, es que, en función del pH, el cloro se combina con sustancias orgánicas (sudor, orina…), dando lugar a la formación de cloraminas (cloro combinado o compuesto) cuyo poder desinfectante es mucho menor que el del cloro libre activo. Además, las cloraminas son las verdaderas causas del prurito conjuntival y del molesto olor que tienen a veces las aguas de baño habiéndose establecido asimismo su toxicidad para la fauna acuática.

Las personas expuestas durante largos periodos de tiempo a bajas concentraciones de cloro pueden presentar una erupción que se conoce como cloracné.

Sabías que …

«La propagación de enfermedades como la hepatitis infecciosa, la poliomielitis y las fiebres tifoideas pueden ser controladas en los vasos de baño con un correcto diseño del tratamiento de desinfección con ozono del agua».


Ventajas y beneficios de desinfectar agua con ozono


La ozonización constituye el tratamiento ideal para el agua de cualquier instalación de baño (piscinas, spas, balnearios), al presentar un amplio repertorio de ventajas, entre las que podemos destacar:

  • La purificación del agua de los vasos que se consigue mediante ozonización es superior a la obtenida con cloración, ya que el tratamiento con ozono proporciona al usuario mayor protección frente a infecciones, además de un agua más limpia y de mejor calidad.

  • Con el uso de ozono, las cloraminas y los problemas de irritación que estas sustancias conllevan, quedan definitivamente suprimidos.

  • El ozono elimina o reduce drásticamente el crecimiento de hongos, otro problema frecuente en piscinas.

  • Con los tratamientos de ozono las tareas de limpieza y mantenimiento de las instalaciones disminuyen, y con ello su coste.

  • Dado que el ozono es generado in situ, se eliminan los riesgos y costes generados por la manipulación, transporte y almacenamiento de productos tóxicos.

  • El ozono es efectivo en el tratamiento de infecciones cutáneas, tanto en vasos de uso terapéutico como convencionales

  • Los vasos ya instalados pueden pasar de la cloración a adoptar la tecnología del ozono sin que ello suponga grandes inversiones.

A pesar de que la razón primordial para plantearse el mantenimiento del agua de baño en perfectas condiciones de pureza es de orden sanitario e higiénico, de tal manera que se pueda asegurar a los usuarios una experiencia agradable sin riesgos para su salud, no debe dejar de tenerse en cuenta el aspecto económico de la cuestión, por lo que la segunda razón de peso para el control de calidad del agua, es el convertir las instalaciones en algo tan atractivo y estimulante que la gente quiera utilizarlas.

Como ya hemos visto, nada mejor para conseguir este fin que un agua ozonizada y sin sabores ni olores extraños. El agua se ha definido siempre como un líquido incoloro, inodoro e insípido, y así debe presentarse a los usuarios de su piscina, interesados en un recinto sano y seguro en el que relajarse durante su tiempo de ocio.

Sabías que …

El agua ozonizada proporciona la claridad y apariencia asociada habitualmente con el agua en su estado más puro, además de una calidad higiénica irreprochable.



15 vistas
  • Ozo Group Ibiza Facebook
  • Ozo Group Ibiza Instagram
  • Icono social LinkedIn

©2020 por Ozo Group Ibiza.

671619935

641273631